martes, 17 de diciembre de 2013

En busca del eslabón perdido, Inédito de Diego Giordano


Según entrevista del Suplemento Señales del domingo 15 de noviembre:

En Inédito, el curriculum vitae de Diego Giordano es muy escueto. Dice que nació en 1974, que es periodista y músico y que se trata de su primer libro publicado. "Toqué en Tierra de nadie, Mortadela rancia, Coki and the killer burritos y Lanzallamas —agrega, por correo electrónico—. Trabajé en el diario El Ciudadano unos diez años en la sección espectáculos y cultura, tuve un montón de programas de radio —ya no—, y actualmente coordino el sello discográfico de la Editorial Municipal de Rosario. Y también formé parte de 32 pies", la revista de la Fundación del Puerto de la Música.

—¿Cómo apareció la idea del libro y cómo se desarrolló su escritura, qué problemas se te presentaron?
—Con Andrés Conti teníamos la idea de escribir una historia del rock en Rosario, pero el proyecto se deshilachó a poco de empezar a trabajar. Yo ya había escrito bastante sobre algunas bandas de los años 80 y me parecía muy significativo que las dos expresiones de la ciudad que alcanzaron masividad en aquellos años, primero la llamada Trova Rosarina y luego los grupos pop Identikit y Graffiti, tuvieran tan poco en común. Para analizar esa ruptura, esa falta de continuidad, me propuse investigar el período que va del 82 al 87. El salto se hace evidente en la evolución de los grupos Boulevard y en El Andén, que comenzaron tocando rock progresivo en canciones de corte testimonial alrededor de 1982 y terminaron, un año y medio después, haciendo pop bailable, ya bajo los nombres de Graffiti e Identikit, respectivamente. El problema principal, relacionado con la falta de material sonoro, encontró su solución primero en el blog de Leo Cesarini (leocesarini.blogspot.com), que recopila material de aquellos años, y luego con la predisposición de los entrevistados, que me cedieron un montón de grabaciones con ensayos, demos y recitales. Un día le conté todo esto a Lila Siegrist y ella me propuso hacer un libro y editarlo a través de Yo Soy Gilda.

—¿Cómo se define la categoría "rock subterráneo"? ¿En oposición a otro tipo de movimientos más visibles?
—La definición de rock subterráneo apunta a grupos que no llegaron a editar un disco. Los seis grupos en los que centré el trabajo no pasaron de la grabación de un par de demos. Por eso el libro se titula Inédito y son contadas las menciones a Graffiti e Identikit, que firmaron contratos con compañías grandes. Sin embargo, para analizar las propuestas de los subterráneos es imposible correrse del gran mapa del rock argentino de aquellos años, sobre todo porque el éxito de Virus, Los Abuelos de la Nada, Los Twist y Soda Stereo les mostró a los grupos locales que comenzaba una nueva época y que ya no era un anatema hacer música para bailar y divertirse. Pero el cambio no fue fácil ni instantáneo. El libro habla de ese proceso.

—Entre la introducción y el epílogo se definen con claridad los límites del período que abordás. ¿Este es un capítulo perdido de la historia del rock en Rosario?
—Hoy, afortunadamente, la música circula sin restricciones, cualquiera puede grabar un disco en su casa y subirlo a Internet para que todos lo escuchen. Pero en aquel momento, grabar un disco era imposible si no tenías un contrato firmado con una compañía. Y esto también se aplica a la década de los 70. La historia del rock de Rosario tiene varios eslabones perdidos. El humilde propósito de Inédito es hacer visible uno de ellos.

—¿Cómo se desarrolla la relación con los grupos de Buenos Aires? ¿Hay contactos e influencias o un camino propio?
—Hay una relación directa pero no porque los grupos locales incluidos en el libro, más allá de algún ejemplo puntual, reflejen influencias notorias de sus colegas porteños. Entre el final de la dictadura y los primeros dos años de democracia, el rock argentino dio un giro de 180 grados. La renovación pop que encarnaron Soda, Virus y el mismo Charly García con su disco Clics modernos (1983) no podía pasar desapercibida. Tampoco hay que olvidarse que en ese mismo período, Inglaterra vivía los años de oro de la new wave. Para los músicos de la ciudad que venían escuchando Yes y Genesis, toparse de golpe con U2, Duran Duran y The Police fue un sopapo mayúsculo. Inédito trata de abordar cómo asimiló el rock de la ciudad ese golpazo.


Inédito se presenta el jueves 19 a las 20 en El Diablito Bar, Maipú 622.
Participan Georgina Ricci, Lila Siegrist, Lucas Calanda y el autor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada