miércoles, 6 de marzo de 2013

el Sábado 9 voy a leer esto a los gritos.


Tangará

He vuelto a estar despierta mientras te leo
(Xq estar despierta es estar despierta durante la noche
a nadie se le dice que se quedó despierto todo el día
me falta, ahora, durante la noche
el cigarro
el farolazo
la conversación).
Así todo he vuelto a estar despierta viendo el bronceado de mis falanges
aturdiendo la negrura del escritorio
como una araña lenta y fresca de comodidad:
replicando en espejo aquello que pasa en corteza frontal.
Podría escribir para todos, podría regalar proyectos.
Podría seguir enterrando gente.
Podría seguir macerando fotos.
Pero prefiero quedarme despierta, sagaz de colores.
Vuelvo al paisaje entonces, a mi cápsula expandida húmeda.
Y no le pido nada a la luz.
Ahora que mis novedades ya no llegan,
que Grela puede ser:
todos los colores
todas las palabras
todos los sampleos
todas las líneas
y no puedo escribirlo
y logré ver, adivinar, aquel arañero de hace un mes,
solazada por saber ese pájaro
finalmente, definitivamente, tiene un nombre
más distinguido: TANGARÁ.
Un mes pensando tu nombre
qué alegría pronunciarte: TANGARÁ
en 9 centímetros verte
en segmento bicolor, tan exacto
contraste de complementarios tan preciso: TANGARÁ
amplia frente y ventral oropimente
azarnefe
negro violáceo en dorsal,
qué acento en la Santa Rita: TANGARÁ
con tu andar 
en estrato medio y alto.
Oculto. 
Movedizo. 
Recorredor de jardines: TANGARÁ.
Puedo escribirte algo como única verdad:
no hay minas para los escritores.
Chicas jóvenes poetas de mi tierra: dejad la poesía, 
se pondrán vetustas y mustias 
desdentadas,
la poesía les robará la belleza, 
alejad al diablo de la fealdad si queréis seguir siendo esplendorosas, 
es un llamado a la solidaridad: chicas jóvenes poetas abandonad la poesía,
si queréis continuar con la lozanía de vuestra piel y de vuestro pelo, 
si queréis mantener la chispa de la vida en vuestros ojos, 
no tenéis más que ir a ver con vuestros propios ojos:
hay contados casos de hermosas poetas con todos sus miembros bien puestos y conservados con más de una vida dedicada al verso. 
TANGARÁ.
Haced caso jovencitas, mirad al TANGARÁ. 
Aquí más: ¿y esas minas de la poesía?
son poetas que exudan poemas.
Yo inspiré un libro de poemas en el que no aparezco,
en el que hago un ruido atroz
y  la figura no es rubia.
Inspiré un libro sobre ciudades condales,
edité y leí hasta el cansancio,
hasta el cansancio de estar sentada,
devolución en vuelo transatlántico. 
Yo inspiré dos poemas del gran poeta con mi última juventud poética,
y no mucho más.
Yo inspiré la novela del gran editor de América Latina maniatado
el caballero aprende a tipear una pantalla.
Yo inspiré con mis poemas habados y mis dibujos aplanando ternura
los cuentos del morocho litoraleño 
ahora rioplatense.
Con él somos dueños de la humedad del país,
y de un mismo swing nativo.
Me pregunto entonces: una escena es cuando dos testigos observan un fenómeno 
y comentan al respecto.
Yo puedo ser una escena.









Nota 1:
Leeré este texto a modo de anticipo de Tracción a sangre, mi próximo libro por los muy generosos Ivan Rosado Ediciones, el Sábado 9 de marzo. Habrá un super recital de poemas organizado por Triple X y el Club Editorial Río Paraná desde las 19 hs. en XXX Pasaje Arenales 296 (Rosario), y presentamos un ratito antes, cerca de las 18 hs, Expansiones el libro compilado por Irina Garbatzky. Aquí data: http://www.ramona.org.ar/node/46965

Nota 2:
Este será el último post de Vikinga Criolla. Ahora es el turno de Tracción a sangre.
Próximamente novedades. Gracias por la asistencia lectora, con cariño siempre! Lila.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada