jueves, 25 de octubre de 2012

Emilia a la Cal



Emilia está ahí,
por ser releída,
entre candorosa y atildada
su cara rodeada de pieles oscuras de lejanas geografías
para aguzar valor alto de luz sobre su piel.
Fogonazos fríos, blanco del azul, en sus pómulos
                                             *;*
sus vestíbulos nasales 
su mentón
coronan una angelicalidad envidiable,
que oscila entre boca, cejas y lunar:
concentración hierática de estas zonas.  
Filistea, yo, ante el espejismo emiliar.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada