domingo, 3 de junio de 2012

verano del 87


El pequeño río. Lo cristalino del asunto.

Suena el torrente liviano del Uruguay.

Un río en caracol.

Hay gente, hay bichos, hay fogatas y sombrillas
brillantes.

Nosotras achicharradas y a los revolcones en la playa
más larga del mundo.

Brazadas enormes, para ganarle al atardecer.

Brazadas enormes, para ganarle al atardecer.

Brazadas enormes, para ganarle al atardecer.

Brazadas enormes, para ganarle al atardecer.

Se nos viene la noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada